El queso Idiazábal, un queso genuinamente vasco

El queso Idiazábal, un queso genuinamente vasco

Uno de los ingredientes estrella de alguno de los bocadillos más populares de nuestra taberna bar en Bilbao es el queso Idiazábal, un queso genuinamente vasco que goza de la Denominación de Origen desde 1987. Se trata de un queso elaborado únicamente con leche de oveja latxa, una raza de ovejas unida a la historia del pastoreo del pueblo vasco. Se trata de un queso curado que tiene un sabor muy característico.

Los quesos de Idiazábal son pequeños, de tamaño cilíndrico, con una corteza dura de color homogéneo aunque este color puede variar desde el amarillo pálido al pardo más oscuro dependiendo del fabricante. Hacen falta casi 7 litros de leche de oveja latxa para obtener un kg de queso. Se calienta ligeramente la leche hasta que alcance una temperatura próxima a los 30ºC para añadirle a continuación cuajo de cordero lechal. Una vez que ha cuajado se comienza a cortar en pequeños granos al tiempo que se aumenta poco a poco la temperatura para poder extraer prácticamente todo el suero.

Los granos ya separados del suero se colocan en unos moldes especiales y se introducen en la prensa para que cojan su forma tan característica y se introducen en salmuera por un periodo máximo de 48 horas. Transcurrido este tiempo los quesos pasan a la cámara de maduración donde permanecerán un mínimo de 60 días en condiciones controladas de temperatura y humedad. Antiguamente, las txabolas que habitaban los pastores carecían de chimeneas por lo que los quesos que allí se preparaban terminaban ligeramente ahumados. Hoy en día para las variedades de Idiazábal ahumado se utilizan maderas de espino blanco, haya o abedul, dándole ese sabor tan peculiar que puedes degustar en nuestra taberna bar de Bilbao.

Te esperamos este fin de semana en Muga Taberna.